Mònica y Enric

Mònica y Enric

Mònica y Enric, cosa del destino!

No puedo hablar de Mònica sin recordar todas las conversaciones que hemos tenido horas y horas en hoteles de Madrid durante nuestras estancias en foros de fotógrafos de boda… En una de aquellas ocasiones se le veía un brillo en la mirada que no había tenido antes, era el que le había inoculado un chico que la tenía embelesada… se llamaba Enric, un artista que la encandilaba con unos te quieros que le salían de las entrañas. “Este chico le ha tatuado una sonrisa en la cara”, pensé yo.

Mònica y Enric sabían que existían, pero no fue hasta el momento preciso cuando realmente se conocieron. son casualidades o causalidades de la vida. Una vez que supieron realmente lo que nacía entre ellos no hubo vuelta atrás, al contrario, fue un camino hacia delante lleno de emociones y proyectos. Un camino que se convirtió un día en un paseo lleno de velas en el pasillo de su casa de Tarragona… allí Enric le pedía que compartiera con él el resto de sus días. Y sí, ella dijo sí.

“Costó encontrarle, pero al final lo encontré” me dijo Mònica el día de su boda. Nunca se me olvidará esa frase. Dice todo.

Esta es la historia de un amor muy parecido a la novela más increíble que hayáis podido leer, predestinado, escrito. Es la historia de Mònica y Enric.

 
Foto010 Foto008 Foto007 Foto006 Foto003 Foto002

Foto011Foto001Foto062 Foto004 Foto033Foto061Foto009Foto012Foto013Foto015Foto014Foto017 Foto016Foto018Foto019Foto020Foto022Foto021Foto023Foto024Foto025 Foto026Foto027Foto028Foto034Foto029Foto031 Foto030Foto032Foto036Foto037Foto039Foto040Foto041Foto043Foto042Foto044 Foto045Foto046Foto047Foto050Foto035Foto048Foto049Foto051Foto053Foto052Foto054Foto056 Foto055Foto057Foto059Foto058Foto060